Aprender

Este blog es un espacio para compartir y discutir ideas y reflexiones


5 comentarios

Mis redes profesionales

Elaborar mi representación de mi APA PROFESIONAL me implicó elecciones, análisis, reflexiones y conclusiones. Tuve que elegir cuál de mis ámbitos profesionales sería representado: comencé por ITESO y tras ver las publicaciones de mis compañeros, concluí que mi APA se parecía a los de algunos de ellos (dije, “bueno, pues ya me ayudaron a tener claridad en esa área”); luego me puse a deliberar si sería el ámbito de la discapacidad intelectual o el de mi docencia en la licenciatura de Historia, y tras analizar uno y otro, decidí hacerlo por este último, pues no lo había reflexionado antes. Así que me introduje en un área que no la había pensado desde la perspectiva de red.

Bueno, no sé si fue la mejor decisión pues me llevó mucho más tiempo y papel (hice y deshice varios formatos) de lo pensado, pero lo que sí sé es que lo que salió me llevó a ver cómo es mi docencia y plantearme preguntas que no hubiera sido capaz de hacerme antes de este ejercicio.

APA-profesional-2013

En mi esquema, represento a grupos de personas en figuras circulares (bueno, amorfas) como: cuatro grupos de estudiantes, la academia de docencia, los profesores de Historia, los de tecnologías del CUCSH, autores y estudiosos que se consultan y asesores que se contactan. Mi diagrama refleja que formo parte de varios grupos dentro de mi Centro Universitarios de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) (no puedo llamarles redes a todos) pero que ellos están alrededor de mis grupos: los profesores, asesores, ayudas tecnológicas y expertos son apoyos para el aprendizaje de mis estudiantes y mío propio.

Me doy cuenta que promuevo redes de aprendizaje entre mis estudiantes, entre ellos y algunos asesores, entre ellos y algunas comunidades de temáticas específicas a través de blogs; reconozco que me ha faltado buscar red entre los estudiantes de las diversas asignaturas y con los otros profesores… me veo haciendo una docencia poco conectada con otros docentes, aun con los mi academia. También identifico que me falta promover interacciones con los expertos, pues aunque los leen, no los animo a que interactúen.

Las tecnologías son medios muy importantes para las interacciones, tanto las que realizan mis estudiantes en medios cerrados (Moodle) como las abiertas (facebook, twitter, blogs, diigo, youtube, etc).

En los cursos presenciales con apoyo en la red, me topo con algunas limitaciones con los chicos pues a algunos les disgusta usar la tecnología por cuestiones ideológicas, ya que la significan como una forma de manipulación de los países desarrollados, como una expresión del neoliberalismo por promover el consumismo y alienación de las personas. ¿Han encontrado algo de esto en su experiencia? Frente a ello, lo único que he hecho es dejar en libertad de usar, o no, las tecnologías y promover experiencias para que descubran las lógicas de las herramientas y las formas como pueden usarlas para aprender; no siempre mi estrategia ha sido exitosa.

Otra limitante que he encontrado es la situación económica de mis estudiantes, que les impide tener acceso a una computadora propia o a internet en casa, por lo que necesitan desplazarse a los cibercafés o acceder de los laboratorios de la propia universidad, y como tienen actividades laborales a la vez, para algunos resulta prácticamente imposible usar las tecnologías como una herramienta constante del curso.

Mi red profesional está centrada (por más que busqué verla de otra forma) ¿Por qué? Encuentro incongruencia entre mi decir y hacer, pues declaro que quiero buscar la autogestión en el aprendizaje, el aprendizaje en colaboración, el aprendizaje situado… y veo que yo estoy tomando decisiones desde los diseños de mis cursos que no van necesariamente en estas direcciones; aunque las acciones impliquen mucha interacción entre ellos y conmigo, si me quito como nodo, veo que quedan aisladas las otras redes.

Reconozco que necesito promover que sea distribuida ¿cómo? Lo veo en dos momentos:
• Desde el diseño de los cursos. El diseño de TRAL y los que estamos experimentando en el Eje de formación ITESO, me permiten visualizar otras formas, más abiertas, más lúdicas (dije más, porque sí busco lo lúdico… juar!), más flexibles. Pensarlos desde el aprendizaje en red.
• En las interacciones entre los estudiantes y con todos los colectivos o personas externos al mismo grupo de la asignatura.

Me surge como impostergable, el deseo de elaborar un nuevo diseño de mis cursos en la licenciatura de Historia; necesito administrar mis tiempos en las vacaciones, para darme la oportunidad, pues esta actividad no es remunerada, para repensar estos cursos desde la visión de aprender en red.

Anuncios